Platos principales·Recetas

Fajitas de pollo

img_2123

Las fajitas de pollo son la receta ideal para ese día que regresas al trabajo después de unas buenas vacaciones.  Ese día, después de una larga jornada laboral, llegué a casa y en menos de 30 minutos tenía la cena, y el almuerzo del siguiente día,  listos. Aunque no soy mexicana, me encanta preparar comida mexicana en casa. Así disfruto de su intenso sabor, pero con ingredientes frescos.

Las fajitas es quizá el platillo mexicano  más versátil y fácil de preparar que conozco. Son perfectas para cocinar durante la semana laboral. También para preparar cuando tienes muchos invitados con distintos gustos o preferencias. Ideales para el almuerzo del día siguiente y excelentes para sacar de ellas otra receta más: quesadillas, tacos, ensaladas…


img_2148


Personalmente prefiero las fajitas de pollo, y te aseguro, que la receta que aquí te comparto, no tiene nada que envidiarle a la de los mejores restaurantes. Quedan exquisitas. Si las prefieres de carne o  camarones, solo intercambia ese ingrediente y sigue el resto de la receta como se indica. Eso sí, recuerda que siempre debes usar ingredientes de calidad para obtener los mejores resultados.

Fajitas de pollo

(10-12 fajitas)

Ingredientes

  • Adobo

    • 1 cdta de orégano seco
    • 1 cdta de paprika (pimentón dulce)
    • 1 cdta de comino
    • 1/2 cdta de cúrcuma (tumeric)
    • 1/2 cdta de chile en polvo (chilli powder)
  • 4 pechugas de pollo
  • aceite de oliva
  • 1 cdta de sal (kosher preferiblemente)
  • 1 cebolla blanca, mediana
  • 3 pimientos morrones pequeños, tri-color (verde, rojo, amarillo)
  • 1 lima verde
  • cilantrillo fresco
  • Para montar las fajitas: lechuga, tomate, crema agria, aguacate, limón…

Procedimiento

  1. En un bol pequeño, mezcla bien las especias para el adobo. Reserva.
  2. Rocía un poco de aceite de oliva sobre las pechugas de pollo y sazónalas por ambos lados con 1 cdta de sal y una pizca de pimienta al gusto.
  3. Condimenta las pechugas con el adobo, reservando 1/2 cdta para utilizar después. Luego, envuelve las pechugas en papel plástico o bolsa plástica y deja marinar en la nevera mientras preparas los demás ingredientes.
  4. Corta la cebolla y los pimientos en tiras de 1/4 de pulgada apróximadamente. Reserva.
  5. Calienta a fuego alto una parrilla, plancha o sartén grande y engrasa con un poco de aceite.
  6.  Una vez la parrilla o la plancha esté bien caliente, coloca las pechugas y cocina por unos 5-6 minutos antes de voltearlas. Notarás que se despegan solas. img_2096
  7. Voltea y cocina las pechugas por otros 6-8 minutos, graduando la temperatura para que no se quemen. No las cocines por más de 15-20 minutos en total (dependiendo del grosor) pues se resecan.
  8. Cuando las sientas firmes, coloca las pechugas sobre un picador y déjalas descansar por unos 5-10 minutos. img_2153
  9. Mientras, en una sartén grande, calienta 2 cdas de aceite y sofríe los vegetales con 1 cdta de sal y el sobrante del adobo hasta que estén tiernos. (unos 6-8 minutos)
  10. Corta las pechugas en tiras e incorpóralas al sartén junto con los vegetales. Exprime el jugo de la lima por encima y mezcla bien.
  11. Retira del fuego y sirve en una fuente o plato hondo, con cilantrillo picado a gusto. Sirve con plantillas suaves de harina, ensalada, crema agria, pico de gallo o tus ingredientes favoritos.

img_2134

img_2132
Me gustan con lechuga, tomate y mucha crema agria (sour cream). 
img_2110
Puedes comerte este pollo así solo o sobre una ensalada o arroz blanco. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s